inicio

Estos son algunos pensamientos para practicar meditación.

Sientate en un lugar donde puedas estar tranquilo, al menos por 10 minutos. Dedica un tiempo a relajarte, respira profundamente, centra tu atención en la respiración y siente las energías que recorren todo tu cuerpo. Permite que todo tu cuerpo se vaya relajando y liberando de todas las tensiones acumuladas, las piernas, las manos y brazos, el cuello, los hombros, el plexo solar, el rostro... visualiza cada parte de tu cuerpo, siente la energía que la recorre y deja que se relaje perfectamente. De vez en cuando intenta sentir la energía que recorre todo tu cuerpo.

Cuando te sientas perfectamente relajado empieza a mantener un diálogo contigo mismo acerca de tu verdadera identidad espiritual. Respóndete a las siguientes preguntas: ¿Quién soy? ¿Cuál es mi forma verdadera? ¿Cuál es mi origen y mi destino? No se trata solo de darte a ti mismo una respuesta intelectual sino más bien de crear un estado de silencio y serenidad mental y tratar de "sentir" la respuesta que surge de lo más profundo de tu ser... Si no Percibes ninguna respuesta no importa... Simplemente trata de mantenerte sereno y continuar con tu meditación y diálogo interno.
Después piensa en tí mismo en tus actividades cotidianas a lo largo del día. Piensa en las actividades que realizas a diario, las personas y lugares donde sueles estar... Trata de verlo con tu mente como si estuvieras mirando una película filmada, como si estuvieras en un cine siendo un espectador y la película que ves es tu misma vida, tú eres el actor principal... Puedes rebobinar la película bien hacia atrás o hacia delante, lo que tu prefieras. Hazlo como un juego, observa tus propios sentimientos mientras ves tu propia actuación, pero recuerda que eres el observador, el espectador.
Después de unos instantes retorna a la conciencia de tu identidad espiritual. Vuelve a retomar las preguntas ¿quién soy? ¿cuál es mi origen? ¿cual es mi destino? ¿cuál es mi misión en esta vida?
Sigue disfrutando del silencio interior y tratando de "sentir" respuestas en lo más profundo de tu interior.

Finaliza la sesión de meditación volviendo a prestar atención a la respiración y toma conciencia de que has de volver al campo de la acción.

Este ejercicio propone que aprendamos a observarnos a nosotros mismos. Es un ejercicio que puede ser practicado a diario. Aunque siempre se siga el mismo esquema se pueden variar las preguntas y detalles. También nuestra experiencia puede ser diferente cada práctica.

También puede practicarse en grupo, en ese caso una persona podría leer el comentario a los demás, de forma lenta y suave. Se puede usar una música relajante de fondo, una luz tenue. Se puede practicar con los ojos cerrados o entreabiertos concentrando la mirada en un punto. (una vela o una foto de un amanecer o algo así).
Para practicar en soledad se puede hacer de diferentes maneras: Primero lee el comentario y luego en silencio lo practicas como un ejercicio mental... o bien ir leyendo poco a poco e intentando concentrarte en la experiencia ha medida que vas leyendo. Si has captado bien la esencia del ejercicio puedes practicarlo sin necesidad de leer, pues no se trata de repetir las palabras.

Espero que lo disfruteis.

subir

 

inicio-curriculum-masaje-patologías-educación-enlaces-relatos-foro,libro de visitas, recomienda esta web - contacta